En el mes de noviembre del año 2018 se inauguro en la ciudad de México el primer banco de sangre para perros y gatos, esta iniciativa tiene como finalidad ayudar a los animales que necesiten una transfusión sanguínea, ya sea producto de accidentes o enfermedades como: el cáncer, hemorragias, armenias, insuficiencia renal o hepática.

Este programa solo funciona si familias están dispuestas a que sus mascotas se conviertan en donantes de sangre, para que un perro pueda donar su sangre debe contar con un peso de 25 kilogramos y debe tener uno y ocho años, debe tener todas sus vacunas, estar desparasitados y contar con una buena salud.

Según estadísticas realizadas en la ciudad de México, de cada 100 hogares 57 tienen una mascota. También se pudo conocer que para que el banco pueda ayudar a los animales es necesario tener sangre de reserva y conocer su tipificación o grupo sanguíneo.

Cientos de mascotas podrán verse beneficiadas con este banco de sangre, ya que pueden ser operados mucho más rápido y así podrán vivir muchos más años. Se debe generar cultura de donación y tipificación de la sangre de los animales, tarea pendiente en la sociedad mexicana.