Siete cachorritos fueron abandonados en un contenedor de basura en el Valle de Coachella al sur de California en Estados Unidos.

El jueves pasado un transeúnte que pasaba por el lugar se percato de ruidos extraños que venían de un contendedor de basura que estaba ubicado en la parte trasera de una tienda de autopartes, para su sorpresa, encontró que siete(7) cachorros se encontraban dentro de una bolsa de plástico, de inmediato los saco y contacto a un trabajador de la tienda, para que le ayudara a conseguir la ayuda necesaria.

Jose Cisneros el oficial que atendio el caso le preguntó a un empleado de la tienda que si podía revisar cualquier grabación de vigilancia de las cámaras de seguridad de la tienda.

Para fortuna de la justicia las video cámaras del lugar lograron captar en video a la mujer que cometió este aterrador crimen.

En las imágenes se observó un segmento que mostraba un vehículo conduciendo cerca del área trasera del negocio.

Mira a esta gatica que adopto unas ardillas como si fueran sus hijos

Justo después de la 1 p.m. del jueves, una mujer en un Jeep se detuvo, salió del Jeep con una bolsa de plástico en una de sus manos y caminó hacia un basurero usado para reciclar materiales.

Ella cerró el contenedor de reciclaje y dejó caer la bolsa de plástico transparente en un contenedor de basura y se fue.

Poco después, un transeúnte, llamado John, rebuscó entre la basura, vio la bolsa y la llevó a la tienda de autopartes. Si no fuera por las acciones del Buen Samaritano, los cachorros podrían no haber sobrevivido mucho más tiempo.

Las temperaturas del mediodía en Coachella el jueves estuvieron en el rango de mediados de los 90.
«El Buen Samaritano jugó un papel importante en salvar la vida de estos cachorros», dijo el comandante Chris Mayer. «Sus acciones fueron humanas y heroicas.»

Dijo que las acciones de la mujer son despreciables y que él y sus colegas ya se están comunicando con los investigadores del Alguacil del Condado de Riverside y la oficina del Fiscal de Distrito para construir un fuerte caso de crueldad.

«No hay excusa para dejar a los cachorros», dijo Mayer. «Especialmente en la era actual, cuando nosotros u otros refugios estaríamos dispuestos a llevar a estos animales a padres adoptivos o a compañeros de rescate. Este fue un acto vergonzoso».