Una familia de Wisconsin (Estados Unidos) no tuvo preocupación ninguna al presentar a su hija Bailey a sus dos enormes conejos, Alfie y Amelia. Tan pronto como llegó la pequeña a casa, sus dos conejos la acogieron como si fuese su propia hija y ahora son inseparables

Se han convertido en los mejores amigos van a todos sitios en familia e incluso se visten a juego. La madre de Bailey, Jenn, comparte en Facebook las travesuras de sus «tres pequeños bichos» donde publica fotos de los tres casi a diario. los conejos son muy atentos con la nueva integrante de la familia la despiertan a la hora de comer, la consuelan si llora entre otras cosas mas hacen estos conejos gigantes.

Estos dos conejos pronto podrán atender a pacientes en hospitales y en residencias de ancianos, cuando completen su formación como conejos de terapia. Jenn decidió que serían perfectos para una labor así cuando vio cómo reaccionaban con su hija. «Creo que las personas tienen mucha curiosidad por los conejos, ya que no son las primeras mascotas que la gente deja con un bebé. Además, los tres son un ejemplo de que porque tengas un niño no significa que no puedas mantener a tus mascotas».

Miremos algunas cosas de las que publica en las redes sociales la madre de Jenn.

También te puede interesar: Perro se prepara sus duchas en las tardes de verano.