La fundación The Humane Society de Estados Unidos ha conseguido un permiso para difundir una imagen en donde se muestra el lado inhumano de unas personas

El video fuer filmado por una cámara oculta de los expertos del Departamento de Pesca y Caza de Alaska y el Servicio Forestal de los Estados Unidos, la cámara había sido instalada en el hueco de un árbol donde pasaban el invierno una osa adulta y sus dos crías de pocos meses.

En abril de 2018, dos personas armadas con un rifle y una pistola se acercaron al árbol enfocado por la cámara sin saber qué estaban siendo filmados-y dispararon sin piedad contra los animales en hibernación. Al escuchar los primeros disparos, los oseznos despertaron y chillaron con desconsuelo.

Los dos individuos armados, siguieron disparando hasta asegurarse de que los osos estaban muertos; después se felicitaron por su hazaña y se hicieron algunas selfies para dejar constancia de su gran logro. Para acabar de rematar la machada, descuartizaron a la madre osa, envolvieron su piel en un plástico y desaparecieron del foco de la cámara. 

Fuente: lavanguardia.com