«Cuando los humanos pasan por grandes cambios en la vida, sus rasgos de personalidad pueden cambiar. Encontramos que esto también sucede con los perros.»

Los dueños de perros le dirán que sus compañeros caninos tienen personalidades, y un nuevo estudio de la Universidad Estatal de Michigan dice que es probable que esas personalidades cambien con el tiempo.

El estudio, publicado en el Journal of Research in Personality, encontró que la personalidad de los perros cambia, al igual que la de los humanos.

Te podria interesar Humano abandona a su mascota

«Cuando los seres humanos experimentan grandes cambios en la vida, sus rasgos de personalidad pueden cambiar», dijo el autor principal, el profesor William Chopik, en un comunicado de prensa de la universidad. «Encontramos que esto también sucede con los perros – y en un grado sorprendentemente grande.»

«Esperábamos que la personalidad de los perros fuera bastante estable porque no tienen cambios salvajes en el estilo de vida de los humanos, pero en realidad cambian mucho», agregó. «Descubrimos similitudes con sus dueños, el momento óptimo para entrenar e incluso un momento en sus vidas en el que pueden ser más agresivos con otros animales.»

El estudio fue uno de los primeros en analizar los cambios en la personalidad de los perros. También fue el más grande, con Chopik recogiendo encuestas de los propietarios de más de 1.600 perros. Los participantes en el estudio evaluaron a sus perros y respondieron preguntas sobre su propia personalidad. Los perros incluían 50 razas y tenían una edad comprendida entre unas pocas semanas y 15 años.

«Encontramos correlaciones en tres áreas principales: edad y personalidad, en las similitudes de personalidad entre humanos y perros y en la influencia que la personalidad de un perro tiene en la calidad de su relación con su dueño», dijo Chopik. Los perros mayores son mucho más difíciles de adiestrar; encontramos que el «punto dulce» para enseñar a un perro a obedecer es alrededor de los 6 años, cuando supera su excitante etapa de cachorro, pero antes de que esté muy arraigado en sus costumbres».

Chopik dijo que la idea de que los perros se parecen a sus dueños también fue apoyada por el estudio. Por ejemplo, las personas extrovertidas consideran que sus perros son más excitables y activos. Las personas que se consideraban agradables describían a sus perros como menos temerosos y agresivos.

Chopik dijo que planea estudiar cómo el ambiente puede afectar el comportamiento de los perros.

«Ahora que sabemos que la personalidad de los perros puede cambiar, queremos hacer una fuerte conexión para entender por qué los perros actúan – y cambian – de la manera en que lo hacen», dijo Chopik.

Fuente: HUFFSPOT