Una familia de Houston Texas (Estados Unidos) hizo una fiesta de cumpleaños e invitaron a un joven llamado Javien Castañeda de 17 años, el joven aprovecho para robar joyas y dinero de la casa, el chico fue sorprendido por la dueña de la casa y fue expulsado del el lugar.

El joven decidió volver a la casa con un arma de fuego, la dueña de la casa Laura Martinez comenzó a discutir con el y, tras varios segundos, Laura le pidió a Javien que se retirara, pero este se abalanzó sobre ella y le propinó dos puñetes en el rostro. 

Uno de los hijos de Laura llego a auxiliarla pero el atacante no lo dejo acercarse a ella, joven sacó el arma y les apuntó directamente como si estuviera a punto de apretar el gatillo. 

El perro de la familia llamado Zero intervino y se abalanzo sobre el atacante, la mascota recibió el primer disparo en su oreja, el chico solo por unos segundos se deshizo del animal, pero Pero se volvió a levantar y se lanzo nuevamente hacia el y recibió otro impacto. Pero esta vez en su estómago. 

Laura al ver a su perro herido corrió hacia su mascota y Javien le disparó en su pierna y huyó de la casa. 

Mientras tanto, el resto de la familia pudo salir de la casa y dar aviso a la policía. Aunque tres de ellos resultaron heridos pero sin riesgo vital. 

«La razón por la que todas nuestras heridas están por debajo de la cintura es porque cada vez que Zero saltaba … le impedía poder apuntar», señaló la víctima. 

«Honestamente, creo que si Zero no hubiera seguido saltando sobre él, yo hubiese recibido disparos más profundos», declaró Laura.

Días más tarde, el joven se entregó voluntariamente a la policía local. Ahora se encuentra a la espera de comparecer en el tribunal de justicia para enfrartar los cargos de asalto agravado con uso de arma de fuego.