Luna es una perra de raza cocker, ella llego a la vida de Betty Torres hace 11 años, el año pasado Betty empezó a ver que Luna tenia los ganglios del cuello inflamados, las axilas y la parte posterior infamadas, inmediatamente ella llevo a su mascota al veterinario y allí le confirmaron que su perra tenia cáncer.

El cancer en perros y gatos es muy común. Algunos síntomas son perceptibles, como los abultamientos en la piel, cojera, mal aliento, problemas respiratorios o vómito agudo. 

Especialistas dicen que es necesario llevar a los perros mayores de 5 años al veterinario con regularidad.

A Luna le detectaron una linfoma, uno de los tipos de cancer mas agresivos que ocurre en los ganglios del sistema linfático

De acuerdo con Giovanni Vargas, coordinador de oncología en la Clínica para Pequeños Animales de la Universidad Nacional, de Bogota (Colombia) para que se presente una metástasis las células tumorales tendrían que atravesar vasos sanguíneos para llegar a otros lugares del cuerpo; pocas sobreviven pero las que lo hacen crecen lentamente sin superar el tamaño del tumor primario.

“Fueron 19 sesiones, una a la semana, más los tratamientos de apoyo cuando le daba alguna infección en su estómago. A veces, cuando se le bajaban los glóbulos blancos, tocaba esperar a que se le subieran un poco y se recuperara para la siguiente dosis”, comentó Betty.

Después de 5 meses de tratamiento Luna presento remisión total.

Luna ahora disfruta de sus salidas al parque para correr y brincar, Betty la limita un poco por que ya no puede ser tan activa como solía ser antes

Cada mes, Luna tiene una cita imperdible con el doctor Vargas para hacerle seguimiento. Es la única sobreviviente, pues los compañeros con los que inició el tratamiento fallecieron. Vargas afirma que “el objetivo del tratamiento de un paciente con cáncer no es curarlo sino mantener su calidad de vida”.Complemento del tratamiento con medicina integrativa

También te puede interesar: VIDEO VIRAL: Cuidando el perro de mis padres.