Como todo en la vida, las cosas llegan a su fin, todo termina y tenemos que en algun momento decir adios, bien sea un trabajo en el que duramos algunos años y tenemos que dejarlo para crecer profesionalmente, o los adolecentes que al crecer y buscar independencia tenemos que decirle adios a la casa familiar que nos acogio durante tantos años, o a la pareja que por alguna razon debemos dejarla ir, o cualquier otra situación en la vida algun día tendra que terminar.

Al dar un paso adelante y dejar cosas atras, inicia una nueva etapa en la vida, donde se vienen nuevos procesos y acoplamientos a nuestro estilo de vida y en la mayoria de las ocasiones no es facil este proceso de adaptación.

Nuestros peluditos que dedican una vida profesional al servicio militar, tambien deben decir adios a esta vida llena de retos y entrenamientos, con el fin de dedicar el resto de su vida a llevar una vida normal canina, pero al igual que los humanos, es un proceso de cambio al cual tienen que irse adaptando poco a poco.

Tal es el caso de Olga, una peludita pastor aleman, que despues de dedicar años de su vida a la vida militar, fue condecorada y salio por la puerta grande, diciendo adios a todos sus compañeros de trabajo humanos y dejando algunas lagrimas en su despedida, pero que tan facil sera el proceso de adaptación de Olga a la vida civil canina, VEAMOS.

Los canes entrenados en un regimen militar, son obedientes, y entrenados para seguir cualquier orden que le des, pero son perros frios, perros que no juegan como cualquier otro peludo y perros que les cuesta llevar una vida social, incluso es dificil mantener un contacto visual con ellos, ya que su entrenamiento se los impide.

Te dejamos el video de Olga, para que veas como fue este proceso de reintegración a la vida civil.