Un ciervo mascota mató a un hombre australiano y dejó a su esposa con heridas que pusieron su vida en peligro cuando intervino para tratar de salvarlo.

El increíblemente raro ataque en Victoria terminó cuando su hijo ingresó al recinto y golpeó al animal con un trozo de madera antes de arrastrar a su madre a un lugar seguro.

La familia había mantenido el ciervo -descrito como un cruce entre un ciervo rojo y un alce (wapiti)- en su propiedad cerca del pueblo rural de Wangaratta durante seis años.

Paul McDonald, de 47 años, salió a alimentar al ciervo y entró en su recinto alrededor de las 8:20 a.m. el pasado miércoles, cuando el animal se volvió contra él.

La esposa de McDonald, Mandi, corrió hacia el recinto y fue atacada. Su hijo entró y golpeó al ciervo en la cabeza con un trozo de madera y arrastró a su madre hasta un lugar seguro.

Los paramédicos trataron a la pareja, pero no pudieron salvar al hombre que murió por sus heridas.

Su esposa fue trasladada en avión al hospital, con lesiones en la parte superior del cuerpo y en las piernas.

“Desafortunadamente, las heridas del hombre fueron fatales y las heridas de la mujer amenazaron su vida”, dijo el sargento mayor en funciones Paul Pursell.

El ciervo fue baleado por la policía debido a la preocupación por la seguridad de los paramédicos.

El ciervo rojo puede ser criado con éxito con las especies más grandes de ciervos wapiti, pero no producen descendientes fértiles. Los wapiti son conocidos como alce en Norteamérica. (Confusamente, en Europa, los alces son conocidos como ciervos).

Los ciervos son considerados una plaga en Australia, donde se han apoderado de gran parte de las áreas naturales del estado de Victoria, con una población de alrededor de un millón, que aumenta aproximadamente en 200.000 al año, según las estimaciones del gobierno.

Los ciervos son instintivamente animales huidizos y su comportamiento en cautiverio, donde no hay un camino claro de escape y donde tienen un miedo disminuido a los humanos, es considerablemente diferente al de los animales salvajes.

Los ataques de ciervos son raros, y las muertes son aún más raras.

Un estudio sobre las muertes causadas por animales realizado por la Universidad de Melbourne no mostró ataques mortales de ciervos entre 2000 y 2013.

Fuente: lagranepoca.com